CONVOCATORIA DE ARTÍCULOS

La pulsión de destrucción, como concepto prínceps del erotismo freudiano, señala el desfasaje radical existente entre el dato duro de la biología y la naturaleza simbólica que funda la potencia del deseo a contrapelo de la autoconservación. Así la relación inextricable entre pulsión de muerte y vínculo social, ha sido de manera ingenua reducida a un “malestar” inespecífico, o la pura dicotomía, que la despojan de su naturaleza paradojal.